miércoles, 5 de octubre de 2011

A mi tío, homenaje a un gran hombre.

Te echo de menos.

Aunque me he resignado,

en todo este tiempo no te he olvidado.


Te extraño terriblemente,

no puedo creer que hayan pasado

tres años desde tu muerte.


Mi tío del alma:

Eres el abuelo que nunca tuve,

me diste cariño, alegrías y guasa.


Porque asi de especial eras

llegabas a la gente allá donde fueras.


En mi corazón siempre estarás,

te quiero y te querré.

En mis recuerdos vivirás,

nunca te abandonaré.


Espero que desde el cielo nos puedas ver

rodeado de mi abuelo y tu querida cuñada

de otra forma no podría ser,

eres nuestro ángel de la guarda.


No sé muy bien cómo acabar el poema,

la emoción ya me ciega.

Sólo me queda agradecer a Dios

por darme, entre todos los tíos, el mejor.



P.D. El aniversario de mi tío Lucas fue el 20 de septiembre, pero hoy me he sentido lo suficientemente fuerte como para publicar estas letras que le dediqué a finales de agosto..